19 de marzo de 2014

RESEÑA, OJALÁ FUESE ASÍ

            Esta es la primera novela escrita por el autor Juan José García Criado, publicada a finales del 2012 y al que debemos agradecer, pues amablemente nos envió un ejemplar de su obra.

            En esta novela nos encontramos con las reflexiones de un niño de siete años que debe comenzar una nueva vida, en un nuevo país, a raíz de la separación de sus padres. A lo largo de la narración nuestro protagonista, del que en ningún momento sabremos su nombre, nos mostrará el día a día de su nueva vida. A través de sus experiencias conoceremos de primera mano, lo que puede sentir un niño que ve como su mundo se fractura y debe comenzar a levantar los cimientos para poder comprender y adaptarse a esa nueva realidad, que supone estar alejado de su padre.


            A pesar de que el tema a priori del relato sería la adaptación de los niños ante la separación de sus padres, especialmente para mí, podemos decir que esta novela habla de amor, y de sus diferentes variedades y será a través de los ojos de nuestro protagonista que descubriremos diversas situaciones en las que el amor está presente y otras en las que se esfuma y es remplazado por la rabia, los celos y la incomprensión y de los resultados nefastos que todo ello ocasiona en la vida de los más indefensos, los niños.

Nos encontraremos con ese primer amor que surge, muy bien no se sabe cómo, tal vez con un brillo en los ojos y hormiguitas en el estómago. O incluso en el relato se hablará, de ese amor que termina con gritos y puertas cerradas a golpes o aquél que si bien también se ha acabado, se ha transformado en respeto y con el tiempo, tal vez en amistad. Pero ante todo es el amor incondicional de un niño hacia su padre y la certeza ciega de que él lo sabe todo y  tiene solución a todos sus problemas, aunque en ocasiones, cuando se lo explique, él no llegue del todo a comprenderlo.

Él es el hijo que toda madre quisiera, pero no es mero azar, sino la perseverancia de los padres en educarle de la mejor manera posible y tratarle no como a un niño, sino como a una persona que siente, ama y sufre. Los niños también tienen preocupaciones y miedos, ante un mundo que en ocasiones es infinito y demasiado grande para ellos.

Nuestro pequeño protagonista intenta encontrar respuestas a diversas cuestiones de la vida, algunas más transcendentales que otras, como descubrir en qué espacio cabrán los números infinitos o si las luces de Navidad se pondrán para enseñarle el camino a Santa Claus. En ocasiones nos encontramos con soluciones de lo más ocurrente y cómicas, eso sin duda, pero (si la verdad que la novela tiene un pero) en ocasiones el escritor pone en boca de este pequeño, determinadas divagaciones e ideas demasiado complicadas para provenir de alguien que tan solo tiene siete años, lo que hace que el relato pierda esa frescura y simplicidad que debe acompañar a los pensamientos de un niño, convirtiéndolo en ciertos momentos, en algo poco creíble.

Por lo tanto, y como resumen, podemos decir que nos encontramos con un relato lleno de un gran sentido del humor, de frases sencillas y cortas, pero que encierran grandes emociones de este pequeño protagonista, que tiene la tarea titánica de adaptarse y aceptar la separación de su padres; todas estos sentimientos vendrán encerrados dentro de la simplicidad de las deducciones de un niño de siete años. Y si decidís aventuraros en este viaje, hacia los sentimientos más tiernos, espero que lo disfrutéis.

17 comentarios:

  1. Hola :D
    Pues en esta ocasión no me llama nada el libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues en otra ocasión será muchas gracias chao

      Eliminar
  2. Siempre es complicado escribir una novela desde la perspectiva de un niño. A pesar de esos pequeños "peros" que mencionas, parece una buena opción para leer algo ameno.
    Besos:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola si es cierto en general es una novela amena y muy entretenida que se lee en un momento, chao

      Eliminar
  3. Pues tiene pinta de ser un libro lleno de emociones, besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola si es cierto, la verdad que los libros en los que se habla de los sentimientos de los más pequeños siempre le enternecen a uno, besoss chao

      Eliminar
  4. Me suena bastante el libro, tiene muy buena pinta ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias y si decides a leerlo espero que lo disfrutes chao

      Eliminar
  5. No me llama la verdad. No es de los que estoy acostumbrada a leer, pero no puedo decir que de esta agua no beberé .. :)

    Besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola a gustos no hay nada escrito jejej, pero es cierto que en ocasiones un determinado género no nos llama pero luego si la novela está bien escrita podemos llegar a disfrutarlo mucho chao

      Eliminar
  6. Pues tiene muy buena pinta, pero hay algo en la historia que no termina de llamarme. No sé, le falta "algo" para convencerme ^^ Así que por ahora lo dejo pasar ;)

    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno pues otra vez será, gracias por la visita y los comentarios chao

      Eliminar
  7. Parece un libro muy bonito y me ha encantado tu reseña :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias a ti por tus comentarios chaoo

      Eliminar
  8. No lo conocía, gracias por la reseña.
    Hasta la fecha los pocos libros que he leído narrados desde la perspectiva de un niño me han gustado, así que tomo nota del titulo para un futuro..
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola la verdad que estos libros tienen un no se que jejeej, espero que si lo lees lo disfrutes chao

      Eliminar
  9. Siento muchísimo aparecer ahora, una semana después para darte las gracias sinceramente y de corazón por haber regalado tu tiempo a este texto. Es una emoción casi imposible de explicar la que recorre cada fibra de tu ser el ver que una ilusión y una idea se dan la mano durante el tiempo que lleva plasmar una historia con el propósito de proteger a la inocencia y la ternura que me niego a desprender de la infancia. Y más inexplicable aún es cuando una persona que has tenido la suerte de "conocer" por este mundo blog acepta tu propuesta y tiene la generosidad infinita de regalarle su tiempo y más infinita todavía por trabajarse una reseña que me ha emocionado y enseñado a partes iguales.

    Doy por sentado que no he sido capaz de mantener la expresión infantil de los siete años y lo voy a tener en cuenta para mejorar este aspecto. Imagino que habrás notado que hay dos partes. Antes del viaje y después. El cambio se debió a que creo que el amor hace madurar a las personas convirtiéndolas en niños y nuestro jovencito tenía que aprender que si el amor no se da, forzar una relación no es algo que funcione y sólo traerá dolor. Quizá hoy, que mi forma de escribir ha madurado, hubiera podido conseguirlo sin perder esa inocencia e inexperiencia de los primeros capítulos, pero desde luego que esta reseña es una lección para el futuro. Mil gracias, bonita, por abrir tus ojos a esta historia.

    Un beso muy grande y que tengas una noche de fantasía y sueños cumplidos.

    ResponderEliminar