8 de septiembre de 2017

RESEÑA, SELAÖN


AMAZON
            Es innegable el trabajo duro que llevan a cabo los que autopublican sus novelas convirtiéndose en editores, correctores, agentes de comunicación, diseñadores y un sinfín de tareas más, que seguro que se me escapan, quedando la de escritor casi relegada a una actividad más aunque suene extraño. Margotte Channing es una de esas miles de personas que han perseguido su sueño y lo han logrado, al poder tener entre sus manos no solo una, sino varias historias escrita por ella.  
       
La princesa elfa Oonagh, se siente muy turbada cuando conoce al vikingo Hjalmar, como muestra de ello y para su vergüenza, sus puntiagudas orejas comienzan a ponerse rojas y a palpitar de emoción. Pero a pesar de que le parece escandalosamente atractivo, es un humano, y ella no puede olvidar sus obligaciones como heredera del trono de Gardaël. 
Hjalmar se encuentra en la isla de los cuatro reinos mágicos, Selaön, invitado a la boda de su amigo Arud, con la princesa hechicera Lena. Su asombro es cada vez mayor, al conocer a los asombrosos seres que viven allí, hechiceros, elfos, hadas, ninfas... Pero la mayor sorpresa de todas, es cuando la ve a ella, entonces, su mundo se tambalea, y por fin entiende lo que han intentado explicarle sus amigos. La bestia que tiene dentro lanza un rugido de posesión, para que no queden dudas de que la elfa es la elegida. Hjalmar siente, entonces, que ha encontrado la mitad de su alma, su andsfrende. Por fin
.”


            Stephen King es sin duda uno de los escritores internacionales de más éxito, que pueden gustar o no, pero que sin duda ha conseguido llegar lejos con su manera única de escribir. Él nos comenta que los adverbios son como el diente de león. Uno en el césped tiene gracia, queda bonito, pero, como no lo arranques, al día siguiente encontrarás cinco, al otro cincuenta... y a partir de ahí, amigos míos, tendréis el césped «completamente», «avasalladoramente» cubierto de diente de león. Entonces los veréis como lo que son: malas hierbas, pero entonces, ¡ay!, entonces será demasiado tarde. Y esa es la impresión que me ha dado con esta novela. Demasiados adverbios me llevan a pensar en falta de recursos para lograr llegar a los lectores tan solo con los diálogos o las descripciones de cada uno de los pasajes. Recomiendo a la autora tener cuidado en sus próximas obras con este detalle.

Lo más destacable de Margotte sin duda, es su valentía para dedicarse a aquello que entiendo que le hace feliz, escribir. Sus historias son imaginativas, muy bien desarrolladas, sin lagunas, y  creando un mundo lleno de matices, con momentos y criaturas curiosas, pero, si hay un pero señores, le ha faltado profundidad a la hora de plasmar todo este entramado tan interesante. Me he quedado con las ganas de conocer mejor a los personajes, todo ha ido demasiado deprisa, sin permitirme entrar de lleno en este mundo de fantasía ni poder sentirme como en casa con los personajes protagonistas.

Tras “Vickingo” y “Princesa hechicera” Margotte nos trae la tercera entrega de la saga Berserkers y hechiceras, “Selaön” pudiéndose leer por separado.  Una historia con mucho potencial, con un mundo de fantasía lleno de criaturas mágicas y una buena trama, pero que pese a ello no he logrado conectar con ella debido a lo sutil en el desarrollo, ya que pasa muy por encima en la narración de esta aventura amorosa. Todo va demasiado rápido, sin lograr dar a conocer a los protagonistas ni poder ver con nuestros propios ojos a través de las descripciones y la ambientación el mundo y la interrelación de las diversas criaturas que moran en él. El final es abrupto, sin mantener la intriga y sin llevar al lector a sufrir por el devenir de nuestros chicos que buscan el modo de estar juntos. Una novela no exenta de imaginación y buen desarrollo pero a la que le falta mucho para conseguir ser un bestseller.

9 comentarios:

  1. Hola! No conocía el libro pero la verdad es que no es muy de mi estilo y no me llama mucho así que lo dejo pasar. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No es de mi estilo tampoco así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola bonita ^_^.

    Entiendo que es el lenguaje lo que falla o, al menos, lo que no te ha convencido en la forma de usarse. He husmeado un poco por ahí y parece que esta señora escribe en español. Con ese nombre, o seudónimo he pensado que la obra podría haber "sufrido" una traducción que a veces no les hacen ningún favor.

    Yo soy de los que se han autopublicado y como bien dices, recae todo en tus hombros. Cuando empiezas a oír historias de negros que escriben para blancos, de los recursos de corrección que se utilizan en una edición de autor bestsellers te echas las manos a la cabeza, porque si un lerdo como es uno es capaz de hacerlo (más mal que bien, todo hay que decirlo), estos personajes que van como eminencias por el boulevard de la farándula podrían hacerlo también.

    El caso que nos ocupa es que parece que una idea buena no está bien desarrollada. O mejor que bien, que a mí esto del bien y del mal me da bastante respeto, parece que está incompleta para poder lograr embarcar al lector en ese viaje que se comienza cada vez que se abre un libro. A mí me viene a la mente un autor de fantasía, David Eddingns que soluciona su falta de recursos al narrar con diálogos vacíos pero que al menos no te hace desconectar. Si has leído algo del hechicero Belgarath, sabrás a qué me refiero. Creo que hay más guiones de diálogo que palabras en la historia... Aparte queda, por supuesto, los que piensan que la narración rica consiste en una prosa extensa y quienes prefieren el diálogo abundante porque resulta más ameno. Pero entiendo que cuando lo que hay es una falta de recursos, sea por el motivo que sea, el lector se quede un poco como "¿eh?, ¿en serio?" Y más cuando ves que el planteamiento ofrece muchas más posibilidades. Pero por disculpar a la autora, a veces, escribir consiste en concentrarse y en buscar y jugar con las palabras. Y en esta vida que se vive tan deprisa, esta vida que parece que es mejor el que tiene diez novelas que el que tiene una, parece más importante poner el punto y final que hacer un punto y pausa y visualizar la escena que se quiere escribir. Algo así como hago yo en los comentarios, que me enrollo más que una bobina de hilo de diez kilómetros. Simplemente se escribe sin prisa, sin esa presión de "tengo que comentar", solo comentar porque apetece y porque merece la pena. Pues lo mismo podrían hacer muchos autores. Escribir porque merece la pena, porque se emprende un viaje maravilloso. Y ya veremos cuando acabamos. Ese punto y final, y esta novela parece un ejemplo muy bueno de ello, ya que yo creo que si faltan recursos se pueden buscar dedicándole el tiempo adecuado, puede hacer el viaje demasiado corto. Y es una pena.

    Suerte para tu próxima lectura. Y que tengas una noche llena de cosas bonitas.

    ResponderEliminar
  4. No me termina de convencer, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola, No solo leo:
    Creo que esta no es para mí. La dejo pasar. Gracias por tu opinión :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola! La verdad es que creo que no es de mi estilo y no me llama mucho la atención pero gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  7. Hola, no he leído a la autora, pero este libro me llama.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Buenas.
    No es el tipo de libros que suelo y tampoco me tienta mucho.
    Un saludo y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  9. Hola,

    Leo poco del género, pero no lo descarto del todo; a lo mejor y un día nos encontramos :) Le deseo muchos éxitos a la autora.

    Besos.

    ResponderEliminar